Se quiere potenciar el Sobrepuerto

Se está trabajando en la propuesta de actuaciones para la zona de los pueblos deshabitados del Sobrepuerto en las comarcas del Alto Gállego y de Sobrarbe. Las actuaciones que quieren acometer a corto plazo son la rehabilitación de las fuentes-abrevaderos de Cortillas y Escartín, la restauración del lavadero y la herrería de Susín, el arreglo del sendero y las bordas de Berbusa o la mejora ambiental de la zona de San Cocobá, en el término municipal de Yebra de Basa, en el alto de Santa Orosia.

 

También se prevé la instalación de paneles de interpretación de los oficios tradicionales y de elementos singulares de la zona, como la producción del carbón, el ordeño en los mosales y la producción de quesos, la llegada de la luz eléctrica antes de la Guerra Civil a Sobrepuerto. El arreglo del abrevadero de Cillas o las fuentes de Casbas de Jaca son otras posibles actuaciones a acometer en diferentes fases de ejecución, así como la rehabilitación del molino de Ainielle o el albergue en las antiguas escuelas de Cortillas. En estos pueblos deshabitados están una parte imprescindible de las raíces de nuestra gente y de la cultura pirenaica.

Se quiere invertir en una zona con un gran potencial de desarrollo sostenible, en la que también se trabaja para conseguir el consenso social necesario para poder ser declarada paisaje protegido, siempre condicionado al acuerdo con el territorio.

Se ha recogido las distintas sensibilidades, priorizando actuaciones como los abrevaderos de Cortillas o de Escartín, porque son fundamentales para el mantenimiento de la ganadería extensiva de la zona, que contribuye de forma decisiva a la conservación del paisaje.

Otro objetivo es crear una ruta interpretativa, que permita dinamizar un turismo cultural, etnológico y medioambiental, que contribuya al desarrollo sostenible de estas comarcas. En este sentido, el Sobrepuerto es una zona con cierta tradición y público ya consolidado, especialmente por el foco de atracción que supone Ainielle desde la publicación de “La lluvia amarilla”, de Julio Llamazares. Como referencia, se va a utilizar el modelo ya aplicado en las Masías de Ejulve.

Las asociaciones participantes son Amigos de Serrablo, Auturia, Chen de Cortillas, Erata, Escartín-Sobrepuerto, Mallau–Amigos de Susín, O Cumo y O Zoque. Las reuniones comenzaron en mayo, y se han celebrado en Biescas, Yebra de Basa y Broto.