Mejoran las fuentes y abrevaderos de Otal, Escartín y Cortillas, en Sobrepuerto

OtalSe trata de actuaciones muy demandadas por las respectivas asociaciones de vecinos, “Chen de Cortillas”, “Escartín de Sobrepuerto” y “Vecinos de Otal”. Un total de 50.000 euros es el presupuesto para estas iniciativas, fruto de las propuestas planteadas por el Grupo de Trabajo de Sobrepuerto y las asociaciones de ex vecinos de estos núcleos deshabitados.

A estos trabajos le seguirán otros que serán anunciados conforme se vayan concretando las partidas presupuestarias. La restauración de las fuentes y abrevaderos, además de tener un claro valor sentimental para los vecinos de estos pueblos, son también actuaciones que repercuten directamente en beneficio de quienes siguen apostando por la ganadería extensiva de alta montaña, que contribuye de una manera fundamental a la conservación del paisaje y a la prevención de incendios forestales.

Cortillas

El abrevadero de Cortillas se encuentra en la ladera oeste del núcleo, próximo al barranco. Se trata de un abrevadero realizado en piedra con una canalización, también en piedra, que discurre enterrada desde la captación de agua. Cuenta con un antiguo lavadero. Actualmente el abrevadero solo dispone de agua durante algunas épocas del año, pero cuando disminuye el nivel freático, el agua se pierde brotando por las fugas de las zonas anexas.

La actuación para este enclave pretende la restauración y limpieza del abrevadero existente, y la ejecución de uno nuevo que sustituya al actual y permita garantizar un punto de agua permanente todo el año. En la obra se incluye el desbroce de unos 30 metros cuadrados de espacio, la retirada de la tierra vegetal, el tendido de una tubería enterrada de unos 30 metros de longitud y la limpieza y rejuntado de la mampostería del abrevadero.

Escartín

La fuente-abrevadero de Escartín está situada en el mismo núcleo. Está abastecido por el agua captada en una fuente natural, situada a casi 900 metros del pueblo. El agua de esta fuente es almacenada en un pequeño depósito construido en piedra y desde allí se conduce por una tubería de polietileno hasta el abrevadero. La conducción se encuentra deteriorada en algunos puntos, produciéndose pérdidas, y no tiene la pendiente suficiente que asegure la llegada de caudal. Los trabajos que aquí se quieren llevar a cabo permitirán la renovación de la actual conducción, mediante el cambio de los casi 900 metros de longitud. También se ha contemplado una partida para la realización de un levantamiento taquimétrico que asegure la existencia de suficiente desnivel para la llegada del agua hasta el abrevadero.

Otal

El proyecto de Otal responde al interés de sus antiguos vecinos por restaurar la toma de agua que conducía el caudal desde un barranco cercano, situado a unos 500 metros, hasta el propio núcleo. Para ello, se tenderá una manguera, acondicionada para abastecimiento humano, por el mismo trazado que la acequia tradicional, lo que permitirá evitar fugas.