Para observar el tipo de flora que puebla estas montañas debemos distinguir 4 diferentes pisos florales:

Piso nival: aquí­ sólo encontramos roca virgen y nieves perpetuas. La presencia vegetal es casi inexistente.

Piso alpino: zona de altos pastizales, poblada principalmente por gramí­neas. Aquí­ las herbáceas van conformando un suelo aún poco profundo. Se sitúa entre los 2.800 metros y los 2.400 metros de altitud paroximadamente. En este piso, la duración y el rigor del invierno, las fuertes oscilaciones de temperatura, la acusada estacionalidad, la inestabilidad del sustrato y la acción del viento configuran un hábitat extremadamente selectivo.

Predomina una vegetación rasa formada por gramí­neas, leguminosas, anémonas y gencianas (entre otras). Una de las más caracterí­sticas es la genciana pirenaica (Gentiana pyrenaica), de color azulado, que habita los prados y pasa el invierno cubierta de nieve. Durante el corto perí­odo de crecimiento vegetativo, la estrategia que adoptan algunas de estas especies es una coloración vistosa para poder ser rápidamente polinizadas por los insectos.

En las zonas de canchales -acumulación de fragmentos de roca que se forman en la base de las cimas-, hay especies adaptadas que tienen la capacidad de desarrollar unas raí­ces largas y resistentes. Otras forman pequeños cojines espesos que se aferran fuertemente a los pomos de tierra por debajo del pedregal. Las comunidades que habitan en las ciénagas y las fuentes las distinguimos porque forman una vegetación de un verde aún más intenso.

Piso  subalpino: aquí­ el suelo aumenta en riqueza y profundidad, ya que nos encontramos con los primeros ejemplares de gran porte, los árboles. Los bosques que consiguen conquistar las alturas del piso subalpino son principalmente de coní­feras (pino negro, abeto, etc.). Su hábitat está situado por debajo de los 2.400 metros de altitud y llega hasta los 1.600 metros, aproximadamente. En este ambiente natural, el bosque dominante es el pinar de pino negro (Pinus mugo, subespecie Uncinata), que posee unas ramas muy resistentes y flexibles, que le permiten soportar fuertes vientos y también el peso de la nieve. Para protegerse de la congelación presenta una elevada concentración de resinas.

En las laderas umbrí­as de suelos ácidos, podemos contemplar pinar acompañado de matorrales de rododendro (Rhododendron ferrugineum), arbusto de poca altura que queda cubierto por la nieve y que saca las yemas y los capullos en el otoño. En este piso, el paisaje presenta bosques, prados, riscos y paredes escarpadas. El liquen geográfico (Rhizocarpon geographicum) da a las rocas un color verdoso.

Piso montano: un poco más abajo del subalpino comenzamos a encontrar bosques de hoja caduca. Estos bosques conforman el piso montano, el más rico en variedad y cantidad de especies florales y el que alberga mayor cantidad de fauna. En esta zona encontramos bosques caducifolios, los robledales de roble de hoja grande (Quercus petraea) con sotobosque de avellanos (Corylus avellana) y helechos, las fresnedas, menos abundantes, con fresno de hoja grande (Fraxinus excelsior), y el sauce cabruno (Salix capraea).

En estos bosques es fácil observar pájaros, como el carbonero (Parus maior), el herrerillo (Parus caeruleus), el petirrojo (Erithacus rubecula) y el pito real (Picus viridis). Entre los anfibios, se encuentra la salamandra (Salamandra salamandra).

Algunos de estos bosques han sido sustituidos por prados para guadañar.

admin

Author admin

More posts by admin
1
×
¿Podemos ayudarte en algo?