El Águila Real, rey de Ordesa

Aguila realTiene una envergadura alar de 2,2 m. Es el águila de mayor tamaño del territorio del Parque Nacional de Ordesa.

Su tonalidad es monocolor, pardo claro u oscuro. Los ejemplares jóvenes tienen la cola blanca en la raí­z e incluso algunas zonas blancas en las alas.

Sus patas están emplumadas hasta el nacimiento de los dedos.

Hábitat

El águila real es un ave muy adaptable. En tiempos antiguos era nativa de toda la zona templada del hemisferio norte.

En la Pení­nsula se mantiene en los Pirineos y en otras cordilleras. Son animales sedentarios; no obstante los ejemplares más jóvenes recorren enormes distancias durante su primer invierno.

Reproducción

La pareja de águilas se mantiene obstinadamente fija dentro de un territorio de grandes dimensiones, donde posee varios nidos, alguno de ellos antiquí­simo, que van utilizando sucesivamente. Estos nidos no están en lo más alto del monte; normalmente se encuentran en cavernas rocosas, y a veces en los árboles, por lo general en zona más baja que su terreno de caza, de tal manera que el águila parece “columpiarse” cuando vuela con una presa grande en dirección a su nido.

Cada pareja de adultos inicia los vuelos nupciales en el mes de enero. En esta época, ambos sexos vuelan juntos simulando ataques en los que entrechocan las garras. Posteriormente, arreglan uno de los tres o cuatro nidos que poseen en su área de crí­a.

La incubación de los dos huevos se inicia entre marzo y mayo y dura aproximadamente 43 dí­as. Sólo incuba la hembra, permaneciendo en el nido incluso después de que los polluelos han salido del cascarón; hasta que, después de 5 semanas, las plumas rompen a través del plumón de los polluelos. A partir de entonces el pollo (normalmente único; el más débil suele morir si escasea la caza) se queda solo, recibiendo la comida una vez al dí­a en el borde mismo del nido. Cuando han pasado 8 semanas, el aguilucho tiene ya el plumaje completo y a sus 80 dí­as ya vuela.

Alcanza la madurez sexual a los 5 ó 6 años.

Aguila Real

Dieta

Persigue volando a animales huidizos, pero frecuentemente la ví­ctima se pone a salvo escondiéndose. Si después de un centenar de metros la persecución no ha dado resultado, el águila abandona.

Entre sus presas destacan las palomas, los córvidos, los conejos y las liebres. A pesar de ser un excelente cazador, en muchas ocasiones se alimenta de carroña. Le gusta apresar cabritos y corderos.

textos de faunaiberica.org