Bertrand de Lassus y el Pirineo Aragonés

By 9 septiembre, 2009Libros
portada

portadaLa Diputación Provincial de Huesca y la Fundación Hospital de Benasque sacan a la luz, por primera vez, imágenes del Pirineo ribagorzano pertenecientes a la colección privada del barón Bertrand de Lassus. Las fotografías que se han conservado en el castillo de Valmirande, residencia del barón Bertrand de Lassus, han dado lugar a una exposición y una publicación que muestran la época dorada del Pirineo a finales del siglo XIX gracias al trabajo desarrollado por la Fototeca de la Diputación Provincial.

Todas las instantáneas forman parte de la colección del barón y fueron tomadas por los fotógrafos Juan de Parada y Maurice Meys entre 1893 y 1903.

 

La Presidenta de la Comisión de Cultura de la Diputación de Huesca, Elisa Sanjuán, y el presidente de la Fundación Hospital Benasque, Ramón Tejedor, acompañados por la baronesa de Lassus y su hijo, entre otras autoridades, fueron los encargados de inaugurar la muestra, abierta durante el mes de agosto en la Casa de Cultura del Ayuntamiento de Benasque.

Con el título “Bertrand de Lassus y el Pirineo Ribagorzano”, la muestra recorre a través de cerca de un centenar de instantáneas los rincones más bellos de la montaña altoaragonesa, haciendo especial hincapié en el Pirineo ribagorzano y en la zona de Benasque. Además, en la exposición también se pueden ver los cuatro álbumes originales del barón que contenían el material fotográfico de la muestra.

Por su parte, la publicación, amplía la selección expositiva y recoge hasta más de 240 imágenes de todo el Pirineo aragonés. Junto a las instantáneas de la exposición, el volumen incluye las fotografías de otro álbum perteneciente también al barón, que se centra en el valle de Ordesa. El libro lleva por título “Bertrand de Lassus y el Pirineo aragonés”.

Los autores de las instantáneas, Juan de Parada y Maurice Meys, fueron los encargados de plasmar el paisaje del Pirineo de finales del siglo XIX. A pesar de ser el mismo escenario, los dos fotógrafos impusieron en sus obras el estilo que los distinguía, haciendo de cada trabajo una obra diferente.

La fotografía de Juan de Parada se caracteriza por la proximidad del autor con el barón Bertrand de Lassus. En la mayor parte de las imágenes que hizo el fotógrafo español aparece el aristócrata, y es que fue él mismo quien le encargó realizar las instantáneas. Así, en algunas de las excursiones que Juan de Parada hacía para fotografiar la montaña, el barón le acompañaba y posaba para él, de ahí su presencia en la mayoría de las imágenes.

Por su parte, Maurice Meys siempre se interesó por fotografiar el Pirineo, y el barón, conocedor de la destreza del autor le compró, al igual que hicieron en esa época otros muchos aficionados a la fotografía, las instantáneas que más le interesaban. El barón llegó incluso a hacerse con álbumes completos del fotógrafo.

 portada
Bertrand de Lassus nació en 1868, procedía de una vieja y noble familia de Conmminges: los barones de Labarthe de Neste, de la Vallée y de otros lugares. Falleció hace un siglo, el 16 de enero de 1909 en París.

Aunque no llegó a participar en la gran época del pirineísmo, dejó una gran huella en la historia del Pirineo, por los campamentos que estableció tras su serie de ascensiones a cien picos del Pirineo franco-español, y que constituyeron un paréntesis único en la historia del pirineísmo.

El barón Bertrand de Lassus reunió un conjunto iconográfico notable por su calidad e interés, que puede ilustrar los lugares del Pirineo central compuesto por una importante colección de fotos tomadas en el Pirineo por J. de Parada o Maurice Meys entre 1899 y 1903, cuyo catálogo, publicado ahora por la Diputación de Huesca, presenta por primera vez al público una importante selección dedicada al Alto Aragón.

Con 25 años, Bertrand de Lassus piensa en independizarse y abandonar el castillo de Barry, que comparte con su familia. Finalmente decide construir su nueva casa, al lado de Montréjeau, en un lugar desde donde pueda contemplar las montañas que tanto ama, las del macizo de la Maladeta; de allí vendrá el nombre del castillo que mandó construir a finales del siglo XIX, Valmirande.