Aqueras Montañas apuesta por el valor ecológico del Pirineo

By 17 Octubre, 2009Naturaleza

La nueva asociación se ha creado para promover una alternativa sostenible. La asociación Aqueras Montañas, de Jaca, apuesta por el valor ecológico de los Pirineos, que es, según la asociación, “el segundo centro más importante de biodiversidad de Europa”. Así se manifestó en la presentación del nuevo colectivo, creado como reacción contra el proyecto de ampliación de la estación de esquí de Astún y para promover una alternativa, en éste y otros casos, “al modelo económico y social vinculado al turismo invernal masivo y a la especulación urbanística”.

El presidente de Aqueras Montañas, Francho Campo, y los integrantes Daniel Goñi y Manuel Rabanal, explicaron los motivos que les han llevado a la formación de esta asociación y debatieron con los asistentes al acto, celebrado en la Casa de la Cultura “María Moliner”, sobre el presente y el futuro de Astún y otras zonas del Pirineo aragonés. Se criticó que en Astún y otros casos se siga apostando por el ladrillo, por el modelo de macro-urbanizaciones, pese a que se ha demostrado que está destinado al fracaso. El enfoque que casi siempre se olvida es el ecológico, a pesar de estar basado en datos científicos. Esto está ocurriendo con determinados proyectos previstos para los Pirineos, un espacio no muy grande, pero de gran valor, al confluir en él dos amplias regiones europeas, la que se extiende hasta Siberia y la mediterránea.

La cordillera cuenta con bastantes espacios protegidos, en medio de los cuales se sitúan las estaciones de esquí, algo que debería tenerse en cuenta a la hora de plantear el desarrollo de éstas. En el caso de Astún no está ocurriendo así y además se van a incumplir directivas europeas sobre protección de hábitats, especies y cursos fluviales, puesto que el proyecto incluye entubar 200 metros del río Aragón y 600 del barranco de Truchas. Esto significa hacer raso lo que está ondulado en las laderas, y construir 800 viviendas. La llegada del boom turístico, que trajo el boom del ladrillo, ha llevado a una falta de sostenibilidad económica y ecológica por no haberse planteado como medio de asentamiento de la población.